Los corales: aguas claras, conservan biodiversidad

A cargo: Museóloga Idania Estévez Montalvo

La pérdida de la diversidad biológica y la degradación de los ecosistemas, continúa siendo un hecho lamentable que incide notablemente en la sostenibilidad misma de la vida en la Tierra, acelerado aún más ante la ocurrencia del cambio climático.  Entre estos ecosistemas impactados se destacan los marinos, donde los arrecifes coralinos, sirven de excelentes medidores de la calidad de las aguas marinas.

La región del Caribe es la zona en la que están más amenazados los corales.

En Cuba, más de 98% de los aproximadamente 3200 km del borde de la plataforma marina, está formado por arrecifes costeros; muchos presentan decoloración.  La causa principal de la decoloración coralina en la plataforma cubana, se debe precisamente a la elevación de las temperaturas y al mal manejo de los recursos naturales hecho por la sociedad humana.

El agua del océano que necesitan los corales para su desarrollo, debe poseer una concentración moderada de nutrientes que equilibren una salinidad y acidez adecuadas, buena transparencia que garantice una adecuada radiación solar con una temperatura entre 25 y 28°C. Cuando estos no encuentran las condiciones óptimas, pueden sufrir una enfermedad conocida como blanqueamiento, por la expulsión, muerte o pérdida de la pigmentación de las algas zooxantelas que viven en simbiosis con el coral al que le aportan nutrientes que necesitan para subsistir.

Los arrecifes coralinos ocupan  1% de la superficie oceánica, pero forman el hogar de muchos organismos marinos que allí encuentran alimento y protección contra los depredadores.

Alrededor de 36% de los arrecifes de coral se encuentran a menos de 2 km de asentamientos humanos, lo que provoca un alto riesgo como resultado de las actividades humanas que contaminan las aguas de los océanos.

Para la recuperación de los arrecifes, se deben eliminar o mitigar los factores limitantes que dan lugar a su desequilibro ecológico, como son:

  • Derrame de aguas residuales domésticas e industriales no tratadas
  • Extracción de organismos indiscriminadamente mediante la práctica ilegal de pesca con explosivos e incluso cianuro.
  • Crecimiento de infraestructuras comerciales y recreativas en zonas costeras que en desarrollo amigable con el medio aporten recursos finacieros para la conservación de los arrecifes.

Agradecimientos a los especialistas del Acuario Nacional de Cuba:

Dr. Alexis Fernández

Dr. Pedro Pablo Chevalier Monteagudo

Dr. Hansel Caballero

Lic. Yusimí Alfonso

Deja una respuesta