DESCUBIERTA PARA LA CIENCIA UNA NUEVA ESPECIE DE CULEBRA EN CUBA

Extraido de la página de FB,  del Dr. Luis Manuel Díaz Beltrán, orgullo del Museo

Arrhyton albicollum Díaz, Fong, Salas y Hedges, 2021

Me complace anunciar la publicación de Arrhyton albicollum, especie nueva, en Zootaxa 5052 (3): 406–418. Con este hallazgo la fauna de serpientes de Cuba asciende a 44 especies. La nueva especie fue hallada, por primera vez, en la plataforma caliza de los alrededores de Gibara, Holguín, por Alexis Silva García and José Raúl Suárez Bauzá el 7 de enero de 2010. Esta linda culebra apenas alcanza 350 mm de longitud total, presenta un llamativo collar blanco que contrasta con el negro de la superficie dorsal de la cabeza y el cuerpo gris a marrón grisáceo pálido con unas líneas escasamente discernibles. Genéticamente, está emparentada con Arrhyton redimitum, también de la región oriental, pero su aspecto es único entre todas las serpientes de Cuba. Otra característica muy interesante, es la proyección cónica que tiene la escama rostral (es decir, justo en la punta del hocico).

El género Arrhyton es exclusivo de Cuba y constituye 20.5% de la fauna de serpientes del archipiélago, por lo que es la radiación de colubroideos más grande que existe en cualquier isla antillana. En la publicación donde se describe el nuevo taxón, se hacen algunos comentarios de valor taxonómico y zoogeográfico de otras especies del género poco conocidas debido a que son relativamente raras y están escasamente representadas en colecciones científicas. Esto abre nuevas perspectivas al conocimiento de estos ofidios. Esperamos que la contribución estimule el hallazgo de más individuos de la nueva especie, se documente su historia de vida, y se diseñen acciones encaminadas a su conservación. El único lugar donde hasta ahora se conoce Arrhyton albicollum está bastante impactado por el vertimiento local de basura, el uso de las cuevas con diversos propósitos, y la proliferación de especies invasoras de plantas como el marabú. Es posible que esta culebra se extienda, al menos, a lo largo de la franja costera y subcostera entre Puerto Padre y Banes (provincias Las Tunas y Holguín, respectivamente). Como suele ocurrir con la mayoría de las especies cubanas, esta serpiente es inofensiva y carece de toxicidad, al menos de importancia para el ser humano.

He tenido el honor de colaborar con Stephen Blair Hedges de Temple University, Ansel Fong Grillo del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (BIOECO), y el amateur Diego Salas Pantoja. Cada uno de ellos aportó una parte de la información sin la cual no hubiera sido posible llegar a concluir el trabajo. Gentilmente, el ilustrador científico y naturalista Nils Navarro nos hizo llegar, hace once años, el ejemplar tipo de la especie. Además, agradezco a todos los amigos y colegas que me han acompañado en el campo y al personal de las áreas que hemos visitado a lo largo de varios años, colectando, entre otras muchas especies, a los raros Arrhyton. En tal sentido mi mayor gratitud va dirigida a Antonio (Tony) Cádiz. Alexander Arango, del Zoológico Nacional, siempre ha tenido gran entusiasmo en facilitarnos ejemplares y acceso a su colección viviente, gracias a lo cual fotografiamos muchos reptiles de esos que no se ven cotidianamente. También al amigo Michel Sánchez por el prestamo de ejemplares de su colección. Mi gratitud también a la editora, Karin Tamar, por su excelente trabajo.

Deja una respuesta