Algo más sobre tortugas

Las tortugas están en todos los continentes, excepto en la Antártida; pueden vivir en gran variedad de hábitats: en lagunas, ríos, mares bosques, prados e, incluso, en los desiertos. Pertenecen a un antiguo grupo de animales vertebrados (con columna vertebral), llamados reptiles, los cuales se caracterizan por tener un caparazón duro que recubre los órganos internos del cuerpo y la presencia de un pico córneo.

Al igual que el resto de los reptiles, su temperatura corporal depende de la del medio ambiente, esto hace que sean más abundantes en áreas  tropicales y subtropicales. Presentan tamaños muy variables que pueden fluctuar desde 15 cm hasta 2, 4 m de longitud y algunas llegan a pesar hasta 907 kg. Aunque existen pocas especies consideradas estrictamente herbívoras o carnívoras, algunas, que viven tierra adentro, prefieren alimentarse de vegetación, mientras que las acuáticas son básicamente carnívoras. Su fecundación es interna, y son ovíparas. Entierran los huevos en nidos que construyen en la tierra y luego los abandonan. En muchas especies el sexo de las crías depende de la temperatura del nido.

La existencia de restos fósiles del período Jurásico Oxfordiano en Cuba es el resultado de la compleja evolución paleogeográfica del Caribe. Las rocas que los contienen no se formaron donde se encuentran ubicadas actualmente, sino que se acumularon en un fondo somero del mar de Tetis, en la parte meridional del continente Laurasia.

Las especies actuales son bastante parecidas a los fósiles de tortugas que se conocen. Los más antiguos pertenecientes a este grupo se remontan al período Triásico, hace aproximadamente 245 millones de años.

 

Lic. Dinorah Valle Quiñones

EP Museología.  MNHNC